Cómo elegir los neumáticos mas adecuados para tu vehículo

  • 27 MAYO 2021

Cambiar de neumáticos es una de las formas mas sencillas de mejorar la apariencia y la seguridad en la conducción de su vehículo. Hacer una buena elección y tener unos conocimientos básicos de su mantenimiento nos evitará sustos y problemas en el futuro. En la siguiente guía encontrará información sobre el tamaño de las llantas, el ancho de las ruedas, presión de inflado, neumáticos de verano e invierno y otros muchos datos fundamentales para tomar una decisión bien formada.

El presente artículo lo dividiremos en 2 secciones. En primer lugar explicaremos el significado de los códigos numéricos que tienen marcadas las cubiertas en sus perfiles, y en segundo repasaremos una serie de consejos básicos de mantenimiento que todo conductor debería conocer.

Debe preguntarse qué tipo de uso hace de su vehículo. ¿Cuántos kilómetros recorre anualmente? ¿Viajes por carretera o recorridos urbanos? Caminos rurales, carreteras bien asfaltadas… ¿De qué material está hecho el firme de la calzada? Asfalto, tierra, grava.

A continuación, la parte más importante de nuestra búsqueda es determinar cuál es su presupuesto. No hay nada de malo en no elegir los neumáticos más caros del mercado. Sin embargo debemos tener claro que casi siempre un neumático de mejor calidad será más caro, pero en general será más duradero, ofrecerá mayor comodidad, mejor manejo y mejor frenado.

No se trata solo de la vida útil del neumático, también debemos tener en cuenta el consumo de combustible. Los fabricantes avanzan cada vez más en la mejora del agarre de las ruedas al firme, lo que tiene un impacto directo en el consumo de gasolina del vehículo.

¿Qué son los números que hay en las ruedas?

Conocer el significado de los datos que hay marcados en los perfiles de las ruedas es básico para saber cuanto nos costará renovar los neumáticos y si esas cubiertas están bien elegidas en caso de que estemos tanteando un coche para comprar.

Consejo de seguridad: El neumático es el único elemento que te conecta con la carretera así que no intente innovar. Pero sobre todo preste atención a su seguridad. Siga las recomendaciones del fabricante, que puede encontrar fácilmente en Internet.

Ancho de Rueda

(185) El ancho de la rueda en milímetros.

Perfil de la cubierta

(60) El grosor del neumático en milímetros.

Llanta

(14) El tamaño de la llanta en pulgadas.

Capacidad de carga

(82) El límite de peso que puede cargar.

Índice de Velocidad

(H) La velocidad máxima recomendad.

La mezcla de datos en sistema métrico y en sistema imperial suele ser habitual en este tipo de productos. A continuación tiene las tablas con todas las referencias que hemos citado antes.

Tabla de Índice de Velocidad

Tabla de Índice de Carga

Neumáticos de verano y de invierno.

Hay tres categorías de neumáticos según el clima y la estación del año. Verano, invierno y todo tiempo. Dentro de los de invierno hay ruedas especializadas para aquellos que viven en regiones con grandes nevadas cada año, también llamados neumáticos «nórdicos».

Lo ideal en suelo seco sería correr con neumáticos lisos «slick», tipo F1, extra anchos, porque cuanta más superficie hay en contacto con el suelo, mejor agarre tendrá. Como este tipo de neumático está prohibido en carretera, los fabricantes han inventado el semi-slick a los que han equipado con algunas ranuras y ofrecen un excelente agarre durante la conducción.

Tan pronto como llueva, es fundamental la capacidad del neumático para evacuar el agua rápidamente y así evitar el aquaplaning.

Esta capacidad depende del tamaño de los dibujos que tenga la rueda. Bajo una lluvia torrencial las ranuras en forma de V son por mucho las más efectivas. Pero lo que se gana al evitar el aquaplaning es perjudicial para el agarre, ya que se reduce el tamaño de la banda de rodadura en contacto con el asfalto.

Lo perfecto es tener 2 juegos de ruedas con sus llantas, uno para verano y el otro para invierno, pero aquí es donde cada conductor tiene que valorar las condiciones de los lugares donde se va a mover, el presupuesto que tiene y sobre todo si dispone de algún lugar para guardar el juego de llantas que no esté usando en cada momento.

Neumáticos nuevos o recauchutados, cuestión de coste

Una opción más económica en determinadas circunstancias es comprar ruedas recauchutadas. Su precio suele ser un 20-25% más barato que los neumáticos nuevos pero sólo es recomendable en casos donde se vayan a hacer pocos kms (menos de 5.000 al año) y se hagan por ciudad. Si se va a usar habitualmente el coche y se hacen recorridos a velocidades de 80-120 kmh, no es una opción recomendable.

El proceso del recauchutado implica reemplazar la banda de rodadura y los laterales desgastados de un neumático para darle una segunda vida. Cualquier cubierta no sirve para hacer esto ya que debe haber sido diseñada de manera óptima desde el principio. Deben ser neumáticos con una calidad Premium y con una carcasa lo suficientemente fuerte como para aguantar más de los 40.000 kms habituales de un neumático estándar.

Consejos básicos para cualquier conductor

Los fabricantes de automóviles seleccionan, prueban y aprueban los diferentes neumáticos utilizados para cada vehículo de acuerdo con su peso, tamaño y rendimiento. Estos criterios, así como los índices de carga y velocidad, son necesarios y decisivos en la selección de sus neumáticos.

Sin embargo lo más importante es tener un buen mantenimiento mecánico en el vehículo para reducir las posibilidad de tener un problema grave, un susto con la siguiente factura del taller, o incluso un accidente.

Indicadores de desgaste

Hay 2 cosas que debemos revisar periódicamente en nuestros neumáticos.

En primer lugar, la vida útil de un neumático es de unos 40.000 kms y no más de 5 años. No es una regla exacta matemática y puede haber casos o circunstancias que obliguen a superar esas cifras, pero es una recomendación de seguridad que deberíamos tomarnos en serio.

En segundo lugar es fundamental que revisemos la profundidad de la banda de rodadura. Esto es el grosor de los dibujos que vemos en la cubierta de la rueda.

La forma más rudimentaria de hacerlo es meter una moneda en la rendija y medir cuanto ha entrado. Pero también hay aparatos más profesionales que por 10-15€ podemos comprar. Como hemos dicho otras veces es recomendable tener en el coche una caja de herramientas lo más completa posible, tanto para nuestro uso como para ayudar a los demás. Eso nos hará parecer más profesionales en esta materia.

Para terminar hay que mirar si las cubiertas se están desgastando de forma uniforme. Un mayor deterioro por el exterior, el interior o el centro de las ruedas es señal de que hay un problema en la alineación o en la presión de las ruedas.

La presión de inflado adecuada


Las indicaciones sobre cuanta presión deben tener las ruedas de nuestro vehículo se encuentran en el interior de la tapa del depósito de combustible, en el lateral de la puerta del conductor o en el manual de su vehículo.

Tenga en cuenta que las indicaciones presentes en estos lugares son dobles:

  • La presión de los neumáticos con carga completa o en la autopista
  • La presión de los neumáticos con carga normal.

La presión de los neumáticos solo debe tomarse cuando el vehículo está frío (no debe haber recorrido más de 5 kilómetros). Sobre todo, nunca reduzca la presión de los neumáticos en caliente.

Los tapones y válvulas deben cambiarse siempre al montar neumáticos nuevos para asegurar un sellado adecuado.

No tener la presión correcta en los neumáticos supone un riesgo para la seguridad, provoca un desgaste acelerado de las cubiertas y como hemos dicho en el artículo sobre el consumo de gasolina, provoca un exceso en el consumo.

Intercambiar neumáticos delanteros y traseros

Una buena forma de alargar la vida de los neumáticos es cambiar de posición los delanteros con los traseros. De esta forma el desgaste se hace de forma mas uniforme puesto que el peso del coche no está perfectamente equilibrado al 50% en cada eje.

Eso si. Hay que tener muy en cuenta que no es nada recomendable hacer lo mismo del lado izquierdo al derecho.

Publicaciones Similares