Talleres mecánicos modernos frente a la tecnología: Renovarse o morir

  • 10 JUNIO 2021

Por suerte o por desgracia, los días en que un taller se componía de una pared de llaves de tubo y llaves inglesas, un compresor y un elevador… son cosa del pasado.

El diseño de talleres mecánicos modernos y las herramientas que utilizan, además de las habituales llaves de tubo también tienen tablets y pantallas con el software necesario para conectarse al puerto de datos del vehículo.

Los talleres automotrices modernos están experimentando una revolución tecnológica de proporciones titánicas gracias a todos los avances tecnológicos que los fabricantes de coches están aplicando a sus creaciones. Hoy un coche tiene mucha mas tecnología que los cohetes Saturno V que llevaron al hombre a la Luna hace 50 años.

Este progreso tecnológico se produce gracias al desarrollo de nuevas generaciones de  microchips, herramientas de diseño y materiales cada vez más duros y ligeros, sin olvidar el trabajo incansable de miles de empresas y millones de profesionales en todo el mundo.

En el artículo que publicamos hoy vamos a explicar porque los talleres modernos de mecánica deben adaptarse a esta nueva realidad cuanto antes, y las consecuencias cada vez más que sufrirán los que no lo hagan.

Los cambios tecnológicos han venido para quedarse

Los cambios son inevitables y están aquí para quedarse. Los coches que están a la venta hoy día poco tienen que ver con los que nos encontrábamos hace 15 – 20 años. Sin ir más lejos la forma en que el vehículo muestra la información al conductor ha cambiado totalmente.

Lo que hasta hace poco tiempo se resolvía con un par de agujas de plástico moviéndose por una pegatina redonda con números dibujados, actualmente ha evolucionado a una pantalla digital donde aparece no sólo  el cuentakilómetros y cuentarrevoluciones de siempre, sino también otros muchos datos proporcionados por los infinitos sensores, cámaras y otros accesorios que los fabricantes ponen a los vehículos.

De hecho es curioso que hoy día esté prohibido usar el móvil al volante y todos los coches nuevos tengan un ordenador completo con pantalla de 15 pulgadas en el salpicadero.

Gracias a estos adelantos tanto los peatones como el conductor y los ocupantes de los vehículos obtienen sistemas de aviso de ángulo muerto, cámaras de visión trasera, equipos de infoentretenimiento y además viajan con más comodidad, mejores servicios de entretenimiento y sobre todo, lo más importante, con más seguridad.

Ahora bien, todo esto tiene una cara B y es la que nos ocupa hoy. Los coches están llenos de muchísimos componentes que pueden romperse, y de hecho se rompen.

Cuando lo hacen, el taller debe tener el conocimiento y la maquinaria necesaria para resolver el problema. Este equipamiento implica una inversión inicial importante en material, formación y tiempo ya que la curva de aprendizaje no siempre es suave.

Sin embargo la ventaja competitiva proporcionada después de enfocar un plan de modernización bien planteado, mejora la posición de la empresa y proporciona nuevas oportunidades con trabajos mejor pagados.

Los talleres y carrocerías independientes deben adaptarse a esta nueva realidad para aprender a utilizar la tecnología más avanzada y estar a la altura del servicio que ofrece la competencia.

Software de gestión de talleres

Un sistema de gestión de talleres de automoción es un software que automatiza la gestión de las reparaciones y la administración de la empresa. Monitoriza las finanzas, la relación con los clientes y los flujos de trabajo para mejorar el resultado.

Hoy día lo habitual en los sistemas de gestión de talleres y carrocerías es incluir servicio de punto de venta (TPV), elaboración de presupuestos, órdenes de reparación y facturas.

También debería incluir la gestión de operaciones tales como facturas, pedidos de piezas, la administración de personal, la programación de citas y las nóminas. Usar este tipo de herramientas facilita el trabajo y mejora la productividad.

La asociación BAT-TAV, para lograr el mayor beneficio para sus asociados, ha creado acuerdos con empresas colaboradoras que puedan aportar un beneficio extra a las carrocerías y talleres.

En la sección de acuerdos comerciales podrá verlos todos y especialmente el que hemos alcanzado con la empresa Micro 4DC que ofrece su software de gestión de taller con un descuento muy interesante.

La importancia de la formación

La principal diferencia entre un técnico y un mecánico de taller es su área de experiencia. Los mecánicos están muy capacitados para arreglar las piezas que componen un coche, mientras que los técnicos tienen el conocimiento para entender e interactuar con los ordenadores del vehículo y diagnosticar los problemas.

Gracias a la tecnología de última generación, los vehículos permiten el acceso inmediato a la centralita del vehículo, lo que ayuda a los talleres y a los técnicos a resolver los problemas más habituales de los vehículos. Sin embargo un mal uso de esta tecnología no sólo puede conducir a diagnósticos incorrectos, sino que puede causar daños de miles de euros.

5 Ejemplos de tecnologías futuristas que lo cambiarán todo

La reparación de automóviles cada vez se parece más al técnico que viene a arreglarnos el PC y menos al mecánico con el buzo manchado de grasa que todos hemos conocido alguna vez.

El futuro es apasionante y la tecnología avanzada que se nos presenta cambiará por completo la forma en que nos relacionamos con nuestro vehículo y el taller de reparaciones.

Hagamos un repaso de algunas tecnologías que llevan poco entre nosotros o que están por venir en un futuro próximo.

Nuevos materiales para construir el chasis y la carrocería

La forma en que los fabricantes diseñan, desarrollan y ensamblan sus vehículos está cambiando radicalmente, más desde que Tesla comenzó una carrera para innovar en toda la cadena de valor de la construcción del vehículo.

Una de las principales preocupaciones de las compañías es el material con el que se fabrican los componentes y las carrocerías de los vehículos.

En el pasado los paneles de aluminio en la carrocería de los vehículos eran un privilegio reservado principalmente a los coches de representación o de alto rendimiento. Esto está cambiando y es probable que lleguemos a ver un estándar en el sector que los vehículos tengan carrocería de aluminio.

Esto se debe, sobre todo, a que el material es ligero y resistente, lo que ayuda a los coches a cumplir las normas europeas y de otros países en eficiencia de combustible y seguridad.

Pero los técnicos experimentados están acostumbrados a trabajar con coches de acero, y el aluminio requiere una estrategia totalmente nueva. Los paneles de la carrocería de aluminio dañados no suelen poder remodelarse como los de acero. Normalmente hay que sustituirlos, lo que requiere herramientas de remachado y equipos de soldadura específicos para el aluminio.

Estos cambios pueden aumentar el coste de la reparación de la carrocería, pero hay algunas ventajas. A medida que los coches se hacen más fuertes e inteligentes, los expertos esperan que también duren más. Además, la nueva tecnología de seguridad, como las cámaras de seguridad y los sistemas de advertencia de colisión, hace que los accidentes sean menos frecuentes y menos graves.

Impresión 3D: Un cambio de paradigma

Es cierto que la impresión en 3D ya existe, pero gran parte de su potencial está aún sin explotar. En resumen, la impresión en 3D utiliza ordenadores y otros componentes informáticos para recrear un objeto existente o crear un objeto totalmente nuevo a medida del diseño del usuario.

Esto podría ser especialmente útil para reparar coches antiguos con piezas difíciles de encontrar o inexistentes: basta con sacar lo que se ha roto, escanearlo y esculpir uno nuevo.

Aunque el entusiasta de los coches clásicos Jay Leno ya habló en 2009 de utilizar este tipo de técnicas, todavía está fuera del alcance de la mayoría de la gente. La mayoría de los sistemas 3D de alta calidad siguen siendo muy caros, grandes y difíciles de usar.

En otras palabras, la impresión 3D industrial ha recorrido un largo camino, con fabricantes de automóviles que utilizan la tecnología para crear prototipos de piezas y compañías de seguros que estudian la forma de recrear coches clásicos enteros.

Sin embargo, los consumidores medios y los aficionados todavía tienen que esperar hasta que los sistemas fiables sean asequibles, y los sistemas asequibles sean fiables. Hacer juguetes y baratijas con una impresora 3D casera es una cosa, pero lo que está en juego es un poco más importante si se imprime un juego de pinzas de freno.

Que implica la transmisión inalámbrica de datos

Con el tiempo los coches se están transformando en ordenadores con ruedas. Una de las funciones más interesante que tienen los vehículos que se venden hoy día, es la descarga de actualizaciones vía inalámbrica mediante una tarjeta 4G.

Lo más normal es que acabemos viendo cómo se extiende entre todos los vehículos el tener un punto WiFi dentro del vehículo para que se conecten los ocupantes.

Los fabricantes han encontrado algunas formas prácticas de utilizar esta tecnología. Las actualizaciones inalámbricas de software modifican y corrigen problemas de funcionamiento, mejoran el consumo de combustible y solucionan otros problemas de rendimiento o seguridad.

A veces, los fabricantes hacen un llamamiento a reparación para que los concesionarios actualicen el software de un determinado modelo durante la vida útil del vehículo. Una situación similar se dio a principios de 2014 con los frenos antibloqueo en un par de millones de Toyotas, una llamada a revisión garantiza que las actualizaciones se realicen a tiempo.

Tesla Motors causó sensación con su coche eléctrico Model S, que puede actualizarse de forma inalámbrica desde casa, de forma similar a como se hace con un Smartphone o un ordenador, y hasta ahora parece funcionar bastante bien. Por supuesto, Tesla también es conocida por romper el modelo tradicional de concesionario, por lo que la empresa no tiene que preocuparse por los concesionarios enfadados: si los coches no tienen que ir a revisión, hay menos oportunidades de vender más y obtener ingresos, dicen algunos concesionarios.

La seguridad también es una preocupación, porque todo lo que es inalámbrico tiene el potencial de ser pirateado o manipulado. No es ningún secreto que los grandes fabricantes de automóviles no están dispuestos a correr tantos riesgos como Tesla, pero si la estrategia de transmisión de datos inalámbrica demuestra ser fiable, pronto podría ser mucho más común.

Realidad aumentada aplicada a la conducción y las reparaciones

Los coches nuevos incorporan complicados componentes informáticos cada vez más avanzados y específicos, sistemas de seguridad mejorados para cumplir las nuevas normativas legales y un laberinto de sensores por todas partes que lo controlan prácticamente todo.

Estos costosos componentes ya están cambiando la forma de reparar los coches. Pero aún hay más cambios en el horizonte. Pronto, la realidad aumentada podría significar que los técnicos de automóviles lleven auriculares Google Glass que transmitan información visual sobre el coche a un ordenador que guíe al mecánico durante el proceso, y un programa de aplicación que pueda ayudar al técnico a visualizar zonas que están fuera de la vista o del alcance.

Volkswagen fue uno de los primeros fabricantes en lanzar la idea de este tipo de tecnología, y presentó una interfaz llamada MARTA (Mobile Augmented Reality Technical Assistance) para el próximo VW XL1, que cuenta con un intrincado tren motriz híbrido diésel.

MARTA puede ahorrar a los técnicos un tiempo muy valioso para aprender los entresijos de un vehículo inusual y, según espera Volkswagen, puede incluso mejorar la seguridad en el trabajo. Los investigadores afirman que, algún día, podrían escribirse aplicaciones de realidad aumentada para que los consumidores las utilicen en las reparaciones sobre la marcha, emparejadas con las cámaras de los Smartphone. Las futuras versiones de la tecnología de realidad aumentada podrían incluso sustituir al tradicional manual del propietario en papel.

MiniPCs baratos incrustados en el vehículo

Las microcomputadoras como Arduino o Raspberry Pi son el ejemplo perfecto de la transformación que ha sufrido el sector del automóvil. Estos pequeños PCs miniaturizados son las herramientas perfectas para los aficionados a la electrónica.

Estos mini ordenadores cuestan 30-60 € y fueron concebidos con la idea de enseñar a los niños a programar. Sin embargo al ser tan baratos, versátiles y bastante potentes para su precio, han hecho las delicias de expertos y aficionados a la informática de todo el mundo.

La desventaja que arrastran estos aparatos es que hay que programar sus funciones desde cero y eso no está al alcance de todo el mundo.

En el terreno de la práctica, estos dispositivos permiten personalizar el vehículo con funciones que no tenía antes, como por ejemplo el seguimiento de los datos de diagnóstico y las estadísticas de rendimiento para mostrarlo por una pantalla preestablecida o enviarlo al móvil. Así realizar reparaciones y actualizaciones más eficientes.

Conectar un ordenador para realizar el diagnóstico de un coche no es una idea nueva. En los viejos tiempos, la gente lo hacía con ordenadores portátiles. Así que, en comparación con algunas de las nuevas tecnologías que aparecen en esta lista, la informática de bricolaje no es exactamente alucinante. Pero tiene sus méritos.

Es el precio accesible y la capacidad de personalización, envueltos en un paquete de tamaño bolsillo lo que da a los ordenadores de hoy la capacidad y versatilidad que antes no teníamos a nuestra disposición.

Publicaciones Similares